Prepara los mejores platillos al carbón con Mibrasa

Mucho se ha hablado del horno de carbón, asadores de carbón y toda la variedad que existe de estos productos cuando se trata de cocinar comida tradicional, pues son equipos que, gracias a sus métodos de cocción, han logrado ganarse un lugar en las mejores cocinas del mundo.
Cuando se trata de cocinar con el mejor sazón, es necesario contar con un horno de carbón, pues todos sabemos que estos son los que otorgan uno de los sabores que más se disfrutan, pues nos hace recordar los sabores tradicionales y conserva el buen sabor de lo que se cocinó.
Popular por ser usado en la preparación de cortes de carne y filetes, recientemente se ha venido usando en más y más alimentos, por ejemplo, en postres, que, gracias a este nuevo método de preparación, toma otras propiedades y mejor sabor incluso.

Asadores de carbón industrial

Pero si hablamos de mejor sabor y sobre todo más rapidez para cocinar con carbón, no podemos dejar pasar Mibrasa, marca líder en hornos de carbón que ha dado cuenta de las maravillas culinarias que se pueden preparar en este tipo de hornos, pues gracias a sus tantas demostraciones, podemos ver la eficacia y sobre todo las ventajas de cocinar con uno de estos equipos, ya que gracias a sus materiales de construcción y de su diseño, puedes cocinar grandes cantidades de comida en muy pocos minutos.
Este tipo de hornos es muy común verlos en restaurantes y hoteles de alto nivel en el mundo, en México, por ejemplo, es usado por chefs muy reconocidos y que les gusta trabajar con mucha variedad de comida, desde carnes de res, hasta mariscos, todos con el sabor característico del carbón y sobre todo explotando aún más el sabor original de la carne.
Diferencias de un horno de carbón industrial
Una de las mayores diferencias entre asadores de carbón normal a uno industrial es la rapidez de la cocción, pues mientras que en un asador normal tardarías aproximadamente 15 minutos en preparar un buen filete de res, en uno industrial el tiempo se reduce en casi un 50%, ya que además de incluir el calor de las brasas, también influye mucho el diseño completamente sellado, lo que permite que el horno “reutiliza” el calor generado para amplificarlo y aprovecharlo de una manera eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *